Epoch of Twilight ~ Capítulo 135: Gusanos

 

[Anterior] [Índice] [Siguiente]

 


Cao Ling fue despertada por el frío en el medio de la noche. La cueva estaba completamente oscura cuando abrió los ojos. Solo quedaron algunas chispas entre las cenizas.

El rugido de los relámpagos y los truenos provenía del exterior cuando el viento frío y húmedo soplaba a través de la entrada de la cueva. A juzgar por la dulce humedad en el aire, tenía que estar lloviendo.

Tenía frío y hambre, su cuerpo temblaba a pesar de que estaba abrazando un manojo de paja.

Ella no podría soportarlo más. Ella se levantó cuidadosamente para comenzar otro fuego.

Todo estaba silencioso dentro de la cueva ya que todo el mundo estaba profundamente dormido por el cansancio del día. Incluso Wang Shishi estaba roncando ligeramente.

Después de buscar en la oscuridad por un tiempo, finalmente encontró el encendedor junto a la hoguera.

La llama brilló en el viento, produciendo una sensación extraña. Se puso en cuclillas para encender el fuego, las manos le temblaban. Trató de no mirar a ninguna parte, por miedo a ver algo aterrador.

La luz y el calor del fuego parecían brindarle una gran sensación de confort. Suspiró aliviada, viendo que el fuego se hacía más brillante a medida que agregaba más leña.

La cueva se volvió brillante como el día, todos se acurrucaban contra las pajas como personas sin hogar para mantenerse calientes.

El cuerpo helado de Cao Ling recuperó lentamente la sensación bajo el calor del fuego. Sintió picazón y se rascó el brazo inconscientemente, solo para darse cuenta de que estaba rascándose la herida cuando empezó a doler.

Bajo la luz del fuego, vio algo blanco retorciéndose en su herida. Ella pensó que sus ojos tenían que estar engañándola. Su corazón se tensó cuando ella se obligó a mirar otra vez.

Innumerables gusanos se retorcían alrededor de la herida. No era solo su brazo. Había gusanos en todas partes que ella tenía heridas. En sus pantorrillas, rodillas, codos, incluso en el dorso de sus manos.

Ella se sintió completamente asqueada. De repente, como si estuviera pensando en algo, ella tocó su rostro. Se sentía resbaladizo cuando las yemas de sus dedos tocaron a un gusano suave.

Ya no pudo contenerse, gritó tan fuerte como pudo.

Todos se despertaron sobresaltados, con las manos yendo directamente a sus armas mientras se ponían de pie.

“¿Qué está pasando?” Luo Yuan saltó y miró alrededor, sin encontrar nada inusual.

Cao Ling no pudo dejar de gritar, sus manos ondearon en el aire mientras su cuerpo temblaba sin parar.

Luo Yuan se acercó y la abofeteó con fuerza. “¡Cálmate! ¿Qué está pasando?”

El dolor hizo que Cao Ling recuperara el control temporalmente, pero el miedo aún permanecía en su rostro mientras tartamudeaba: “Gusano, gusanos por todas partes. ¡Estoy muriendo! ¡Sálvame, Hermano Luo, sálvame!”

Luo Yuan jaló su mano y revisó la parte de atrás con sus ojos agudos, inhalando profundamente mientras se le ponía la piel de gallina también. “¿Cómo puede haber tantos gusanos?”

Todos se agolparon, asustados por la vista. De repente, todos revisaban sus propias heridas, los gritos de las mujeres llenaban el aire. Incluso las caras de los hombres se volvieron blancas.

Además de Luo Yuan y Lin Xiaoji, todos tenían gusanos en sus heridas. Wang Xiaguang era la que más tenía, ya que los gusanos llenaban toda su herida, su movimiento retorciéndose era nauseabundo.

Huang Jiahui y Wang Shishi no fueron mejores. Sus caras estaban pálidas mientras gritaban.

“¡Cálmense! ¡Todos cálmense ahora!” Gritó Luo Yuan.

Huang Jiahui no había sufrido tantas lesiones y su físico no había sido malo desde el principio, por lo que tenía el menor número de gusanos. Ella rápidamente se calmó y dijo ansiosamente: “¿Cómo pudo pasar esto? ¡Nos hemos lastimado antes, pero nuestras heridas usualmente estaban bien!”

“Tal vez nos pusimos en contacto con los huevos de los insectos cuando pasamos por el bosque” adivinó Luo Yuan.

“El bosque es demasiado peligroso. No quiero quedarme aquí nunca más. ¡Prefiero morir por los escombros del volcán que dejar que los gusanos crezcan sobre mí!” Gritó Wang Shishi, las lágrimas caían de sus ojos mientras no se atrevía a tocar sus heridas.

“No hables así. Cuando los restos del volcán cesen, regresaremos a la carretera. Vamos a tratar esto primero. Tenemos que encargarnos de los gusanos ahora, antes de que se vuelvan más peligrosos” dijo seriamente Luo Yuan. Los gusanos ya habían crecido hasta el tamaño de los palitos chinos, y aún no era medianoche. Quién sabía qué sería de ellos si dejaran que esto continuara por más tiempo. Con suerte, no se retorcerían en ningún otro orificio, o bien … (NTE: demasiada información)

Luo Yuan no se atrevía a imaginarse un estómago lleno de ellos, con gusanos brotando de él. (NTE: de nuevo demasiada información, aunque eso en verdad pasa)

Huo Dong apretó los dientes y clavó su dedo en su herida. Una desagradable sensación resbaladiza saludó su dedo mientras se ponía la piel de gallina. La herida superficial estaba profundamente podrida, casi envolviendo su dedo entero. Se sacaron de sus heridas gusano por gusano, cada uno de aproximadamente 5 centímetros de largo, y los arrojaron al fuego, y los gusanos se partieron ruidosamente al quemarse.

Casi una docena de gusanos fueron sacados de una herida del tamaño de una pelota de ping pong. La carne en la herida era como un panal, algunos de los agujeros eran de un tenue color blanco. Obviamente aún había algunos gusanos más adentro.

La desesperación brilló en la cara de Huo Dong mientras se derrumbaba y golpeaba su herida. La sangre y la pus blanca salpican cuando una gran área alrededor de la herida se desinfló. El interior parecía haber sido comido.

Todo el mundo viendo se puso pálido. Todos se sentían helados hasta los huesos.

La expresión de Luo Yuan cambió. Él no podía mantener la calma mucho más. Rápidamente tomó a Wang Xiaguang y la colocó en la paja justo cuando estaba a punto de colapsar. Sus heridas fueron principalmente en la espalda y la pantorrilla. La herida en su pantorrilla era solo del tamaño de una palma, pero la superficie de su espalda era más grande. Porque estaba en su espalda, ella ni siquiera podía ver la gravedad de la misma.

Luo Yuan se sintió abatido. Sus dedos trataron de presionar ligeramente alrededor de la herida de la pantorrilla, pero la piel se abollo antes de que pudiera aplicarse mucha presión, la acción hacía que los gusanos se retorcieran.

Wang Xiaguang yacía inmóvil sobre la paja, sus ojos lo miraban desesperadamente mientras preguntaba con voz temblorosa: “¿Voy a morir?”

“No, no lo harás. Te salvé, no voy a dejarte morir” dijo Luo Yuan decididamente “Necesito la espada”

“¿Qué vas a hacer?” Preguntó Wang Xiaguang apresuradamente.

“Los gusanos no están muy profundo todavía. Estarás bien mientras se corte la carne” respondió Luo Yuan.

“¡Pero entonces no podré caminar!” Dijo Wang Xiaguang.

“No estoy cortando toda la pierna. Estarás cojeando un poco” dijo Luo Yuan después de permanecer en silencio por un tiempo. No le contó lo de su espalda, porque no quería que perdiera toda esperanza.

“No. Incluso si todavía puedo caminar, tendré que descansar mucho. No quiero ser una carga.” Wang Xiaguang se mordió los labios, las lágrimas corrían por sus mejillas mientras negaba con la cabeza. “Me temo que ya no puedo ir al Oeste contigo. Debería haber muerto de todos modos. ¡Debería haber muerto la noche en que mi madre se suicidó!”

Las muertes de sus padres y la distancia entre ella y Luo Yuan ya la habían hecho querer renunciar. La condición de su cuerpo fue solo el colmo.

Luo Yuan miró sus ojos sin alma, un espectáculo demasiado familiar para él. Lo había visto de dos personas diferentes, las cuales se suicidaron al final. Él estaba enojado. “No eres una carga. Incluso si tus piernas fueran cortadas, aún te cuidaría. Todavía eres joven, hay muchas cosas que aún debes experimentar. Occidente es un lugar pacífico. Nuestra aventura terminará una vez que lleguemos allí. Podremos vivir normalmente. Debes perseverar”

Los ojos apagados de Wang Xiaguang de repente brillaron, su cara pálida se ruborizó un poco. “¿Estás diciendo que me cuidarás para siempre?”

Luo Yuan se dio cuenta de que Wang Xiaguang había malentendido, pero ahora solo podía aceptarlo. “Debes seguir viviendo. No tengas miedo estarás bien después del dolor inicial”

La cara de Wang Xiaguang palideció nuevamente. “¡Entonces sé rápido!”

“¡Grita si estás en dolor!”

Luo Yuan sacó su espada y la trazó sobre la herida en su pantorrilla repetidamente, sus palmas sudaron. Sus manos usualmente firmes ahora temblaban. Justo cuando estaba a punto de cavar la espada, pensó en algo. “Lin Xiaoji, ¿puedes traer a la rana?”

La carne y la sangre de la rana tenían un efecto adormecedor, pero no era venenoso. Fue el mejor tipo de anestesia. De repente, Luo Yuan se sintió agradecido de no haber querido mudarse la noche anterior, y de que todos los demás habían estado demasiado preocupados por su seguridad como para salir y tirarlo. De lo contrario, Wang Xiaguang habría tenido que soportar el dolor ahora.

Lin Xiaoji trajo rápidamente la rana.

Luo Yuan abrió su estómago. Media noche después de morir, su sangre ya había comenzado a coagular. No necesitaba mucho, solo unas pocas gotas. Cogió una pajita y la mojó con un poco de sangre, dejando caer las gotitas sobre la herida.

De repente, algo inesperado sucedió.

Los gusanos parecían haber sentido el peligro inminente, y comenzaron a moverse fuera de la herida en un movimiento errático. Pronto, la herida estaba clara. Incluso los gusanos que se habían metido en otros orificios habían salido.

Luo Yuan estaba aturdido y emocionado.

La atmósfera de repente se puso alegre ya que todos dejaron caer la sangre de la rana cuidadosamente sobre sus heridas.

Esta rana en particular parecía ser el enemigo natural de los gusanos. Cuando salieron de las heridas en un esfuerzo por escapar, todos los pisotearon con ira o los arrojaron al fuego. Un olor a quemado llenó el aire, pero a nadie le importaba.

Cuando terminaron de desahogarse, el estado de ánimo de las mujeres volvió a desaparecer. Incluso Huang Jiahui se había callado. Aunque los gusanos se habían ido, les habían dejado varias heridas repugnantes que no podían soportar mirar. Tenían miedo de que las heridas dejaran terribles cicatrices en su piel.


 

[Anterior] [Índice] [Siguiente]

10 comentarios sobre “Epoch of Twilight ~ Capítulo 135: Gusanos

  1. No hay descanso, cada vez que resuelven un problema inmediatamente aparece otro, el colmo es que siempre terminan heridos y dibilitados, ahora no tienen ni agua ni comida 😯😯
    No puedo imaginar cómo va a terminar esto 😶
    Muchísimas gracias 👍 👍

    Me gusta

      1. es que…. Esa Waifu a sufrido demasiado y esperado demasiado por el MC, ademas es tan considerada como para desear morir antes que ser una carga, me pondria sad que además la demacraran

        Las otras dos Wafles son lindas y todo, La mayor tiene el Onee-san Power +999, pero sigo pensando por alguna extraña razon que ella es mejor

        AH! y necesito más caps amigo :”)

        Me gusta

      2. Ya que me meti a tu pagina por la notificacion de Wordprees de una nueva entrada me di cuenta de esto we. Que ironía

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s