Epoch of Twilight ~ Capítulo 206: La Caza

 

[Anterior] [Índice] [Siguiente]

 


Truenos y relámpagos llenaron el cielo, asemejándose a serpientes plateadas bailando con luz blanca deslumbrante. Ruidos ensordecedores viajaron tan lejos como hacia las colinas en el horizonte. Todas las criaturas, sin importar cuán poderosas fueran, parecían ser tan insignificantes como una pequeña mancha en una catástrofe como tal.

El lagarto gigante estaba inquieto; estaba girando en el suelo y rugiendo de vez en cuando. De repente, un relámpago golpeó el bosque cercano, causando un ruido sordo y un haz de luz blanca que fulminó con la mirada a los ojos de todos. Al mirar este horrible fenómeno, el lagarto gigante retrocedió unos pasos. Las escamas en su cola se levantaron, y dejó escapar unos pocos rugidos furiosos antes de correr hacia el bosque a la deriva. Sus ojos estaban inyectados en sangre; había perdido por completo su mente de todo el miedo.

Luo Yuan vio lo que sucedió y gritó: “Entren rápido, iré tras él” Debido al efecto de la anestesia, el lagarto gigante todavía estaba débil y no estaba a todo su potencial. Como tal, correr hacia el bosque en tal condición era una mala idea. El equipo no podía permitirse perderlo ya que era su arma principal. Además, sin el lagarto gigante como su medio de transporte, era imposible abandonar este bosque en un corto período de tiempo.

Así que, por las buenas o por las malas, tuvo que agarrar al lagarto gigante. Bajó a los niños y fue el lagarto gigante.

“¡Luo Yuan, no! ¡No vayas, por favor vuelve!” Gritó Huang Jiahui repetitivamente.

“¡Por favor, regresa rápido!” Gritaron Zhao Yali y Wang Shishi con todas sus fuerzas. Estaban muy preocupadas.

Luo Yuan ignoró sus súplicas y corrió de cuarenta a cincuenta metros dentro del bosque en cuestión de segundos. No mucho después, desapareció en el bosque con el lagarto gigante.

“Hermana Huang, es demasiado peligroso aquí, entremos. Con la habilidad del Jefe Luo, él debería estar de vuelta muy pronto” dijo Huo Dong, mirando el aterrador relámpago.

“Este hermano tiene razón, los rayos se están volviendo cada vez más intensos. Deberíamos refugiarnos antes de que nos golpee” apresuró el comandante Xia.

Huang Jiahui respiró hondo, reprimió su ansiedad y asintió obedientemente. Rápidamente corrió hacia el avión mientras cargaba a Chen Jiayi, mientras que Huo Dong y el Comandante Xia cargaban a Deng Chao y Zhong Chuqiang respectivamente.

Todos llegaron a la cueva a salvo; finalmente pudieron sentir un ligero alivio. Al escuchar la tormenta afuera, se alegraron de haber logrado cavar esta cueva o de lo contrario se hubieran quedado afuera orando a causa de los rayos para salvarse la vida.

A medida que pasaba el tiempo, Luo Yuan aún no había regresado. El ambiente era tenso una vez más. No solo Huang Jiahui y las damas estaban nerviosas, el resto también estaba ansioso. Naturalmente, no sentían ni un gramo de miedo cuando Luo Yuan estaba cerca, pero cuando él estaba ausente, todos estaban envueltos en un miedo constante. Especialmente en una cueva oscura, parecía representar más amenazas de las que nadie podría imaginar.

………………

Luo Yuan corrió rápido, mientras rozaba los árboles en el bosque. Era caótico, con criaturas que golpeaban sin rumbo, y los pájaros y los insectos volaban al azar hacia el cielo. Algunos de ellos habían sido alcanzados por un rayo y quemados hasta las cenizas.

Luo Yuan intentó ponerse al día con el lagarto gigante corriendo delante de él. ¡Estaba furioso! Se sentía como si el lagarto gigante hubiera caído en un poderoso afrodisíaco; su cuerpo era débil, pero nada impedía que funcionara erráticamente. Obviamente se estaba quedando sin miedo, y no se detendría hasta que llegara un punto de agotamiento.

Los rayos se volvían cada vez más intensos, inminentes a un fuerte aguacero. Estaba preocupado ya que el rayo había golpeado de nuevo con una luz aguda y deslumbrante. El más peligroso estaba a solo diez metros de él. La fuerte electricidad estática le puso la piel de gallina; incluso sintió que su cabello estaba quemado, después de experimentar una sensación de picadura.

Comparado con la velocidad del rayo, su Agilidad +14 era similar a la de la gente común, y su respuesta no fue lo suficientemente rápida. Correr en el bosque era como si estuviera bailando con el diablo. Su corazón latía con fuerza, y estaba a punto de darse por vencido, pero decidió morder la bala y le dio todo lo que tenía. (NTE: así decía, sería como la versión latina de té aguantas y te jodes…creo)

“¡Maldición!” Maldijo Luo Yuan mientras perseguía al lagarto gigante. Pisó con fuerza una rama en el suelo y rebotó como una bala. Repitió el truco con la ayuda de las vides para rebotar en el bosque. No fue demasiado difícil lograrlo ya que las hojas eran densas. Casi no había brecha entre ellos ya que las enredaderas estaban entrelazadas en todas partes. No tenía que preocuparse por no poder encontrar un lugar donde aterrizar.

El terreno era complicado y las carreteras eran escarpadas y resbaladizas. Tenía que ser extremadamente cuidadoso con cada paso que daba. Al principio no estaba acostumbrado, así que estaba muy detrás del lagarto gigante. Pero con la ayuda de los árboles y las enredaderas, su velocidad se aceleraba a medida que se familiarizaba con el terreno.

Después de perseguirlo durante casi media hora, Luo Yuan finalmente tuvo un rayo de esperanza.

Se agarró a una enredadera y se balanceó en el aire con la ayuda del impulso. Cuando llegó al punto más alto, soltó la enredadera y aterrizó en la espalda del lagarto gigante. La gran fuerza causó que el lagarto gigante se tambaleara. Corrió torpemente por un tiempo, antes de deslizarse y caer en un pantano fangoso.

El lagarto gigante luchó por levantarse e intentó seguir corriendo. Luo Yuan golpeó su cabeza con toda su furia. Con ese golpe deliberado, el lagarto gigante cayó al suelo de nuevo. La idea de arriesgar su vida de ser golpeado por un rayo, así como la persecución que duró media hora, enfureció a Luo Yuan. Le dio algunas patadas para liberar su temperamento.

El lagarto gigante gimió de dolor y no pudo levantarse. La Voluntad de Luo Yuan tenía una ligera elevación hace unos días, y el efecto ya no era el que tenía en los días en que solo era capaz de causar mareos. Su golpe casi derriba al lagarto gigante. Lentamente luchó por pararse de pie después de un minuto.

Cuando finalmente recuperó sus sentidos, su miedo había disminuido. Sin embargo, todavía tenía una sensación de inseguridad que podría traducirse nuevamente en locura. Luo Yuan se sintió mucho mejor después del castigo que le dio. Extendió su mano, y el lagarto gigante inclinó su cabeza y se acercó a él. Aprendió a hacer eso desde su extensa capacitación. Le dio una palmada en la cabeza, antes de saltar sobre su espalda, preparándose para su regreso.

La persecución de media hora fue de casi treinta a cuarenta kilómetros; era como correr alrededor de las colinas dos veces. No tenía idea de dónde estaba, pero al menos no estaba completamente perdido, ya que los profundos pasos del lagarto le permitieron rastrear sus pasos desde donde venían.

El lagarto gigante dio unos pasos, se derrumbó en el suelo y ya no pudo moverse. Ya era débil antes de eso, y la persecución había agotado toda su energía. Ahora que había perdido su fuerza histérica, su cuerpo se derrumbó. Luo Yuan frunció el ceño. No podía dejar solo al lagarto gigante, pero era demasiado peligroso para quedarse en el bosque. Ahora que la tormenta del universo y la ionización atmosférica se volvían más y más intensas, podría recibir un rayo si no tenía suerte. A pesar de su buen físico, no había forma de escapar de eso.

De repente, recordó que aún quedaban algunos atributos para el lagarto gigante. Cada vez que aumentaban sus atributos, venía con efectos de recuperación y curación. Antes, estaba preocupado de que una vez que el lagarto gigante se hiciera más fuerte, no sería domesticado fácilmente. También temía que su lealtad disminuyera, o que esto pudiera conducir a la traición. Por eso se mantuvo como estaba. Pero considerando la grave situación en la que se encontraba ahora, no le importaba nada. ¡Observando su alto nivel de lealtad, las posibilidades de traicionar a Luo Yuan deberían ser escasas! Además, su Fuerza estaba mucho más adelante de lo que estaba antes, e incluso si tuviera la idea de traicionarlo, podría usar la fuerza bruta para reprimirlo.

Después de sopesar los pros y los contras en su mente, ya no pensaba mucho en eso. Abrió el panel de atributos y agregó puntos a su agilidad.


 

[Anterior] [Índice] [Siguiente]

5 comentarios sobre “Epoch of Twilight ~ Capítulo 206: La Caza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s